Para Ann

Bob caminaba de regreso a casa cuando Marley le envió un mensaje para invitarlo a una tocada de reggae. Bob le respondió que no. Sólo quería aminorar el estrés del trabajo, dormir y recuperar ánimo para el día siguiente. Marley insistió con un nuevo mensaje. Bob respondió contundente: “Ya te dije que no. Estoy cansado, triste y enojado. Luego te escribo”. Tres pajaritos pasaron jugueteando frente a él, y a lo lejos se oyó: “No te preocupes por nada, porque todo estará bien.” Bob se detuvo un instante. Respiro calmado y escuchó el jugueteo de los tres pajaritos, entre las verdes hojas y la flores violetas del jacaranda, a un costado del camino.

Al entrar a su cuarto Bob suspiró, sonrió y oyó: “No te preocupes por nada, porque todo estará bien”.

Marley lo esperaba vital, amorosa y alegre. Y Ambos se abrazaron. Y ambos se besaron. Fueron aire positivo.

Anuncios