I
A pesar de que ella sabe mi nombre y yo el de ella, desde la noche en que nos conocimos ella me llama “Chico” y yo a ella la llamo “Nena”. Vive en el número veintitrés de la calle Imaginación esquina con Creatividad, barrio Ilusión, Ciudad Fantasía. Usa baterías eléctricas, pero no es cyborg ni robot ni androide. Sabe de magia y hechicería sin ser bruja. Le gusta: leer, dibujar, diseñar objetos y palabras. Reciclar colores, texturas, sonidos, aromas y sabores. Salir a caminar, y más cuando llueve. Coleccionar imágenes, frases, puntos… y, de cuando en cuando, cazar Osos de Gomita junto a Coltrane, su gato gris ojiverde. Su cabello castaño oscuro le llega hasta los hombros, sus ojos son dos gotitas de miel de maple en forma y color, su tez es clara, su nariz un poquito ancha y sus labios sonrientes. A veces huele a vainilla, otras a canela, y otras a hierba mojada.

Hasta hoy no sé si ella me encontró, o yo la encontré, o sólo nos encontramos. Cosas del Destino dicen ustedes. Cosas que nosotros nombramos: Conexión Atemporal Energética. Siendo válida la interpretación que cada quien le da, para mí lo importante es que nos encontramos.

La lluvia torrencial, la falta de energía eléctrica y el sonido de las gotas al estrellarse contra los muros y suelo, daban a la noche una apariencia incierta, preocupada y desesperada. Sin embargo le di poca importancia y me refugié bajo un balcón. La incertidumbre lleva a la preocupación, la preocupación a la desesperación y la desesperación a tomar decisiones impulsivas.

Se oyó un portazo, luego unos pasos. Era ella. Decidí seguirla. Su andar incierto y las desesperadas chispitas de luz que brotaban de su cuerpo me preocuparon.¿A dónde se dirigía? ¿Con qué intención? ¿Una nena caminando sola en las circunstancias en las que estaba el ambiente? Si bien Ilusión es tranquilo y seguro, se debe tener cuidado: los Osos de Gomita siempre están al acecho.

Caminó hasta el final de la calle Imaginación y dio vuelta en la avenida Motivación. Un elfo pasó a su lado y la saludó. Ella lo ignoró. Algo pasaba. Algo le ocurría. Algo sucedería…

II
Desperté e intenté levantarme. Ella estaba frente a mí. Me detuvo. Chispitas de luz brotaban de sus ojos y recorrían sus mejillas. Coltrane me miraba.

III
Dice que esa noche encontró sobre su cama una nota en la que estaba escrito:“Tenemos a tu gato, si quieres volver a verlo, ven al callejón Insomnio”.Penumbria

Atentamente: Los Osos de Gomita.

IV
Osos de Gomita la amenazaban con bastoncitos de caramelo. Me lancé contra ellos. Por curioso el perro perdió un ojo, pero ganó un corazón.

V
Ella me tomó entre sus brazos y me dio las gracias. El elfo desataba a Coltrane.

Publicado en Penumbria Año I, Ediciones Penumbria/KGB,

Antología de Cuento Fantástico

http://es.wikipedia.org/wiki/Penumbria_A%C3%B1o_1

http://www.penumbria.net/

Anuncios