Liliana

Ignorante
en el arte
del buen
y del mal
vivir,
desconozco
el grito
de una hoja
al caer
en el asfalto.

Me causo lástima,
vergüenza,
compasión.

¡Vaya ser humano!
¡Vaya máquina descompuesta!

A quemarropa

Lárgate
y vuelve a encontrarme
si la gana te pega.

Estaré bebiendo té
con o sin ron
entre gusanos grises,
negros o azules;
las moscas
son como las palabras,
van, regresan,
volando en diferente dirección
pero siempre
con el mismo objetivo:
Saberse vivas.

Publicados en líneas & versos para incitar al vuelo,

VI Aniversario de la Colección destos deme dos, Vol. 30

design-545045_1280 httppixabay.comes

Anuncios